La Ley de Murphy

La Ley de Murphy
Eloy M. Cebrián

jueves, 26 de enero de 2017

Lecturas y relecturas


Recuerdo que cuando era un crío leía los mismos libros una y otra vez. Los de Los Tres Investigadores me los sabía casi de memoria. También aquella preciosa edición ilustrada de Viaje al centro de la Tierra que todavía debe andar por algún rincón olvidado de la casa paterna. En aquellos días, el placer de la relectura era para mí muy superior al de la mera lectura. Cuestiones como la emoción de desconocer el desenlace o lo imprevisto de los giros argumentales me daban igual. Lo que me resultaba placentero de verdad era el regreso a esos parajes ya recorridos (en ocasiones muchas veces), el reencuentro con aquellos personajes a los que había llegado a considerar gente de mi propia familia. Algo de esto perduró durante mi primera juventud. Tantas veces leí las novelas de la serie de las Fundaciones, de Isaac Asimov, que las recuerdo mucho mejor que las páginas leídas anoche, justo antes de apagar la lámpara de la mesilla. Una parte sustancial de mí sigue todavía extraviada por Macondo, cuyas calles recorrí tantas veces que los Aurelianos y José Arcadios eran para mí como tíos emigrados a América. Ya en la cincuentena, sin embargo, leo con cierta sensación de pérdida anticipada, porque sé que jamás volveré a esas páginas que ahora recorro. Los libros se suceden como una avalancha, y basta con decidirse a embarcarse en uno de ellos para que otros títulos empiecen a aporrear la puerta. Me he convertido, quizás, en un lector-consumidor, un lector impulsado por la urgencia y el apremio, demasiado consciente, tal vez, de aquello de que el arte es largo, pero la vida demasiado breve. Quizás mi auténtico patrimonio como lector, las páginas que de verdad me acompañarán hasta el final, sean las de aquellos libros leídos de niño y de adolescente. Aquellos libros a los que siempre regresaba, a los que siempre regresaré.

Publicado en La Tribuna de Albacete el 20/1/2017

1 comentario:

Ricardo Lopez dijo...

¡Cómo me identifico con esta entrada de blog! Tanto en lo de las lecturas recurrentes de niño como en eso de dejarse caer en la vorágine de la lectura rápida (no ayuda mucho tampoco el paso fugaz de los libros por las estanterías de novedades).

Veo a mi hija leyendo (y releyendo una y otra vez) sus Asterix, sus libros de Geronimo Stilton o sus libros de Los Cinco y me acuerdo de aquella época...benditos siete años...